martes, 24 de noviembre de 2009

...

Sollozaba mi yo
hastiado bajo un ciprés.
La búsqueda fracasó,
pues mi corazón se desvanece
como agua que se evapora
a causa de ya no sentir.
La mano al pecho me llevé,
no lo siento latir,
más no será por no tener fe,
sino por tú no creer que...
Eres mi ilusión de vivir.

No hay comentarios: