domingo, 31 de enero de 2010

El televisor susurra a mi espalda,de resto todo es silencio. Ya puedo suspirar y aprobechar esta fingída paz...

No hay comentarios: