jueves, 28 de enero de 2010

Y entonces fumo...

Le tiraste una colilla encendida a mi corazón.Lo quemaste y ahora fumo hasta ahogar mis pulmones y quemar mi garganta para no poder volver a pronuciar tu nombre ni pedir a gritos ayuda...

No hay comentarios: