viernes, 19 de marzo de 2010

...

Me he despertado y observado a mi alrededor... Vacío. No tengo nada ni a nadie. La paredes blancas de mi habitación son el nuevo y limpio lienzo de mi vida. No hay nada y la sensación me resulta gratificante. Ahora podré pintar un nuevo camino para andar a solas y sin equipaje...

No hay comentarios: