miércoles, 31 de marzo de 2010


Y su cara fue de asombro cuando mi corazón le confesó que me hacías perder la razón...

No hay comentarios: